La Brucelosis bovina

 

INTRODUCCIÓN

En historia de la medicina la brucelosis fue conocida desde Hipócrates (400 años antes de la Era Cristiana), pero las primeras descripciones en las que se presenta con claridad son las de Cleghorn en 1751.

En 1859, Marston hizo cuidadosos estudios clínicos y autopsias de casos de fiebre mediterránea remitente, presentando más tarde una descripción detallada de la enfermedad tal como ocurría en Malta durante el año de 1863, la que fue confirmada por otros, no solamente en esa isla, considerándose desde entonces como padecimiento endémico característico de los países bañados por el Mediterráneo.

El agente causal de la brucelosis fue descubierto por Bruce (1886) en el bazo de personas muertas de esa infección (Martínez, 2008). El género Brucella comprende patógenos intracelulares facultativos que causan una zoonosis (enfermedad transmisible de animales al hombre) conocida como brucelosis. Esta zoonosis es una de las más dispersas alrededor del mundo y afecta a una amplia variedad de mamíferos. Es considerada como una de las cinco zoonosis más comunes en el mundo causada por diferentes especies del género Brucella de acuerdo a la variación antigénica y hospedadores primarios: B. melitensis afecta a ovejas y cabras; B. suis que afecta a cerdos; B. abortus que infecta al ganado; B. ovis a ovejas; B. canis a canídeos; B. neotomae a ratas del desierto y B. maris a los mamíferos marinos (López et al., 2015; Xolalpa et al., 2010; Ko, 2003).

A la enfermedas causada específicamente por la B. abortus se le conoce como Brucelosis bovina, Enfermedad de Bang, Aborto contagioso o Aborto infeccioso; afecta al ganado de leche y de carne, induciendo aborto espontáneo, retención de placenta y problemas de fertilidad. Esta especie también afecta a ovejas, cabras, perros, camellos, búfalos, animales salvajes y al hombre en forma incidental, al consumir productos lácteos derivados de animales infectados o por el contacto con material infeccioso defectuosa la leche.

La patología tanto en animales, como humanos es de distribución cosmopolita y continúa causando morbilidad en todo el mundo. Si bien se desconoce su incidencia real, se sabe que puede ser hasta 26 veces mayor que la reportada oficialmente.

DIAGNOSTICO DE BRUCELOSIS BOVINA

Los médicos veterinarios debidamente autorizados por el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI), como ejecutores del Programa de Vigilancia, Prevención, Control y Erradicación de la Brucelosis Bovina (PROBRUCE), vacunarán y supervisarán las jornadas de vacunación antibrucélica.

El diagnóstico definitivo de la brucelosis bovina obedecerá acriterios epidemiológicos y clínicos, apoyados en exámenes de laboratorio realizados con métodos serológicos, de biología molecular o de aislamiento bacteriano, de acuerdo a lo establecido en la presente Resolución.

Se utilizará como prueba oficial tamiz o cribado (screening) para el diagnóstico de la brucelosis bovina, la prueba serológica Rosa de Bengala (Card Test) o prueba de aglutinación en placa con antígeno tamponado (BPAT), quedando para confirmación definitiva o pruebas complementarias las siguientes: Prueba Lenta en Tubo, Prueba 2Mercaptoetanol, ELISA Competitiva, ELISA Indirecto, Fluorescencia Polarizada (FPA), Fijación de Complemento (FC), Reacción en cadena de la polimerasa (PCR), y cualquier otra que determine el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI).

La expresión clínica puede ser breve y autolimitada, caracterizada por una fase de bacteremia aguda o grave y prolongada acompañada de toxemia, seguida por una fase crónica que puede durar años. Este polimorfismo del padecimiento, provoca que la enfermedad sea de difícil diagnóstico (Martínez, 2008; Lucas et al., 2007). En el ganado, la Brucella coloniza las ubres y es expulsada con la leche; además, aunque en las gestaciones posteriores al primer aborto las hembras paren normalmente, siguen excretando bacterias al medio ambiente, las cuales pueden vivir durante varias semanas, en especial si es un lugar frío o húmedo; en tanto a las pérdidas de productividad causadas por esta enfermedad, pueden tener gran importancia, principalmente, debido al descenso en la producción de leche a causa de los abortos de las vacas, repetición de servicios, eleva los costos de la asistencia técnica y tratamientos infectivos y por último porque puede producir en la mayoría de los casos la eliminación de toros y vacas infectados (Gárcia et al., 2014; García et al., 2013; Ávila y Cruz, 2009).

Las pruebas de ELISA y FPA se consideran además las adecuadas para el cribado de la enfermedad, pudiendo conducir directamente al diagnóstico denitivo según el criterio clínico y epidemiológico correspondiente. 

En los predios donde existan animales cuyo diagnóstico arroje resultados positivos a brucelosis, los ejecutores del Programa de Vigilancia, Prevención, Control y Erradicación de la Brucelosis Bovina (PROBRUCE), deberán observar y ejecutar el siguiente procedimiento:

  1. Informar de manera inmediata, mediante informe escrito, al : Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI) a objeto del fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica en la zona.
  1. Reseñar los animales positivos, identificándolos con una «B» a fuego o al frío con nitrógeno líquido, en la región masetérica izquierda.
  1. Ordenar al propietario del predio el aislamiento de los animales afectados, del resto del rebaño, lo cual deberá cumplirse estrictamente; quedando prohibido el uso de estos animales para fines de reproducción y/o producción de leche.
  2. Ordenar el beneficio de los animales en un lapso no mayor a quince (15) días continuos después de haberse detectado y confirmado la brucelosis, sin excepción ni prórroga. En aquellos casos donde los animales no sean llevados a beneficio en el lapso establecido.

los animales afectados deberán ser sacrificados y enterrados en fosa común, en el predio, lo cual se ejecutará bajo supervisión dei Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI).

Los animales cuyas pruebas de diagnóstico resultaren positivas a brucelosis, sólo podrán ser movilizados para beneficio en plantas o establecimientos de faena adecuados para tal fin, las cuales deben estar lo más cercano al lugar de ubicación del predio.

BIBLIOGRAFÍA

– Palomares Reséndiz Erika Gabriela y Santillán Flores Marco Antonio. 2011. 

– Prevención de brucelosis en rumiantes. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias. 

– Folleto Técnico No. 2. Astaiza Martínez Juan M., Benavides Melo Janneth y Díaz Rojas Jorge. 2012. 

-Estudios de costo- efectividad del programa de vacunación contra la Brucella Abortus en bovinos en el departamento de Nariño. Bogotá, Colombia. Rev. Colombiana Cien. Quim.Farm; 41 (2).

bruselosis 4