Historia del Café

 

La historia del café encuentra su origen en la provincia de Kaffa (hoy Ethiopia) según los historiadores. A lo largo del tiempo, el café ha sido visto de diferentes maneras; desde ser un remedio medicinal mágico hasta ser una bebida oscura producto del demonio y prohibida por eso mismo.

Se sabe que se descubrió en el año 300, la historia más conocida en cuanto al origen del café, se trata de un viejo llamado Kaldi que vivía en Ethiopia (África). Kaldi era un cuidador de cabras que se la pasaba componiendo canciones todo el día con su flauta. Todos los días, antes de que cayera el sol, Kaldi tocaba su flauta de una manera especial para llamar a sus animales cabras.

Un día para su sorpresa, ninguna cabra hizo caso a su llamado y por más que tocó y tocó su flauta, las cabras no llegaban a donde él estaba. Por lo cual, fue a buscarlas, mientras caminaba seguía tocando su flauta, cansado de caminar y tocar, por fin las encontró. No podría creer lo que veía, sus cabras estaban corriendo, balando, brincando y todas estaban muy emocionadas.

 

Después de observarlas, se dio cuenta que masticaban las hojas y los frutos de una planta que jamás había visto.

Kaldi decidió también probar los frutos y poco después empezó a sentir más energía, felicidad, empezó a bailar y cantar junto a sus cabras.

Esta es según la historia de cómo es que se descubrió por primera vez el café, sin duda, es muy fascinante.

En un principio los ethiopes preparaban las hojas de café hirviéndolas como un té, pero no fue hasta el año 1400 cuando se empezó a tostar y tomar como infusión.

Muchos estudios afirman que “café” proviene del término árabe Qahwa, cuyo significado es “estimulante”. Con el tiempo, la palabra habría pasado al turco Kahveh, que se refería al fruto de la planta del café. Después de eso habría evolucionado al italiano (“caffè“).

En el siglo XV, gracias a los registros que se tienen de la comercialización del café entre Etiopía y los monasterios Sufistas de Yemen. Se sabe que el café paso como una bebida sagrada de monasterio a monasterio, lo que favoreció su expansión poco a poco.

En el Siglo XVII por fin llega a Europa. La historia del café comienza en 1575, por Leonhard Rauwolf, un botánico Alemán.Pocos años más tarde, al inicio del siglo XVII, se encuentran los primeros registros de comercio de café entre la república de Venecia y el norte de África.

¿Como llego el café a Europa?

El café en un momento de la historia llegó a ser conocido como “la taza del diablo”. En el mismo siglo XVII alcanza al continente asiático por vía de la India, existían regiones de este país que comercializaban con Yemen, y fue así que se introdujo allá. Y así poco después llegó a Japón y China. La historia del café sería muy distinta a la que se conoce si no fuera porque muchos religiosos y gobernadores fallaron en su intento de tenerlo completamente prohibirlo.

En el momento que llegó a Europa y a distintos lugares del mundo, no a todos les maravilló y no todos lo aceptaron con los brazos abiertos. Para algunos sólo les trajo miedo y sospecha, por lo cual, el consumo de café fue prohibido por juristas en La Meca en 1511.

 

Pero, ¿Por qué fue Prohibido el Café?

Khair Beg, temía que el café fomentara la oposición a su gobierno al reunir a los hombres y permitirles discutir sus injusticias. El café fue decretado como pecaminoso, y hubo una controversia sobre si era intoxicante durante los siguientes 13 años.

En 1524 la prohibición fue eliminada por una orden del sultán turco Selim I, quien no sabía de esto y se sintió ofendido por no ser consultado ante esta decisión. Para muchos sacerdotes católicos europeos era la “amarga invención de Satanás“. Ya que según ellos, tenía el olor del Islam, y parecía más bien un sustituto del vino que se usa en la Eucaristía. 

Razón por la cual, también fue prohibido, pero esta vez hubo mucha consternación por parte de la gente y tuvo que intervenir el papa Clemente VIII.

¿Cuál fue la Primera Cafetería del Mundo?

La primera cafetería de la historia abrió sus puertas en Constantinopla, en el año de 1475. La primera cafetería se halla en Constantinopla, con el paso del tiempo se fueron creando más, pero eran exclusivas y solo admitían a diplomáticos e intelectuales. Kiva Han, Constantinopla año 1555.

En 1645, se abrió la primera cafetería europea en Venecia, que era más accesible al público. Después en 1650 se abrió la primera cafetería en Inglaterra en Oxford, The Angel. Para 1652 en St Michael’s Alley.

La primera cafetería de Londres abrió sus puertas, dirigida por Pasqua Rosée. El cual en 1672 abrió una cafetería en París.


¿Como llego el Café a America?

El continente americano es un amante de este grano. ¡La historia de cómo llegó el café te va a fascinar! La teoría más aceptada sobre la llegada del café al nuevo mundo es atribuida a Gabriel Mathieu de Clieu.

 

Él era un oficial de la armada francesa, en 1720 llevó una planta de café hasta la Isla Martinica por órdenes de Luis XIV.

 

Se cuenta que Gabriel Mathieu, de regreso a la isla, enfrentó una gran tormenta que retrasó su llegada. Las provisiones se agotaban y el agua empezó a escasear, por lo cual, Marthieu compartió el agua que le tocaba a él con la planta. Su esfuerzo hizo que llegara la planta con vida a Martinica, lugar en donde se empezó a esparcir por todo el continente americano gracias a diferentes marineros. Uno de esos marineros fue Nicholas Lewis, quien en 1730, introdujo el cafeto a Jamaica.

 

Unos misioneros españoles de nombre desconocido, fueron quienes llevaron la planta a Java en 1740. En Cuba llegó gracias al marinero José Antonio Gelabert, en el año de 1748.

¿Como llego el Café a Venezuela ?

El primer cafeto llegó a Venezuela, sembrado por misiones españoles asentadas en la cuenca del río Caroní en 1730, traído desde Brasil, a donde había llegado a su vez desde Surinam o Cayena. Allí lo recibieron, asimismo, de Martinica y Guadalupe. La primera fiesta del café en Caracas.

Desde la Guayana el cafeto se difundió a la gobernación de Caracas, cerca de 1740.

En Chacao, en las cercanías de la población de Caracas, se levantaron en 1784 las primeras plantaciones cafetaleras en la hacienda Blandín, gracias al esfuerzo de Bartolomé Blandín, o Blandaín, como al parecer era el nombre correcto designado.
Más tarde esa experiencia fue secundada por los presbíteros Sojo y Mohedano, en las haciendas de San Felipe Neri, y La Floresta.
El cultivo del café se extendió a San Antonio, Las Minas y los valles de Aragua a partir de 1784, pasando luego a las provincias de Carabobo y Barcelona. En 1776 se observaron cultivos en Cumaná y Río Caribe. En 1780 el cultivo se extendió al occidente, difundiéndose en tierras andinas: en Mérida, donde a pesar de una temprana introducción, probablemente antes de 1777, comenzaron a fundarse plantaciones después de la Guerra de Independencia; en Táchira, gracias a la iniciativa de Gervasio Rubio, quien lo introdujo en 1794 a la hacienda La Yegüera, en las inmediaciones de la población que más tarde, en 1855, sería llamada Rubio; en Trujillo, probablemente introducido por Francisco de Labastida en 1801, y siguiendo por los Andes tachirenses, el cafeto continuó su viaje hasta Colombia, penetrando por Cúcuta y Salvador de las Palmas. Hacia 1809, según José Domingo Rus, en su descripción geográfica de la provincia de Maracaibo, en Mérida abundaba el café, en Táchira se daba mucho, y en Trujillo ya había algún café…