Remolacha

Condiciones óptimas para el
establecimiento del cultivo

Para el cultivo de Remolacha se deben se seleccionar suelos planos para evitar encharcamiento en la época de invierno. La preparación del terreno se debe efectuar un mes antes de sembrar dejando una capa suelta de 35 – 45 centímetros para propiciar que los enemigos naturales realicen el control de plagas de suelo y para que la emergencia sea eficiente. La siembra debe realizarse con las primeras lluvias, cuando la humedad haya alcanzado en el suelo los 10 a 15 centímetros de profundidad.

Establecimiento del cultivo

      El cultivo de la remolacha se establece a siembra directa en eras o báncalas de 1 metro de ancho x 1 metro de alto y largo  según la topografía del terreno. La distancia entre bancales es de 1 metro. Para una hectárea se requieren 30 sobres de 1.500 semillas sembradas a una distancia de 10 x 10 centímetros entre plantas y surcos para obtener una población aproximada de 45.000 plantas/ha.

Práctica de control de maleza

Antes de la siembra es importante realizar una prueba de germinación colocando en geminación 100 semillas, si de estas nacen 85, entonces es óptima para la siembra.

Se recomienda remojar las semillas uno o dos días para estimular la germinación.

FERTILIZACIÓN DEL CULTIVO

El cultivo de remolacha es exigente en fósforo y nitrógeno. Se recomienda aplicar al momento de la siembra 100& de fósforo y el 60% de nitrógeno.

PRÁCTICAS DE CONTROL DE MALEZAS

Es importante mantener el cultivo limpio durante todo su ciclo. Los métodos para el control de maleza son:

* Manual entre hileras: haciendo uso de pain pequeño o desyerbador manual, procurando no dañar las plantas.

* Manual entre las camadas: haciendo uso de azadón o machete.

Control químico como ultima opción, es utilizando aquellos productos de banda verde que son menos perjudiciales para el ambiente y la salud humana.

FERTILIZACIÓN DE LA SIEMBRA

En general se pueden aplicar las siguientes cantidades.

Al momento de la siembra:

* Aplicar fertilizante completo 18 – 46 – 00. Segunda fertilización:

* Aplicar urea 25 a 30 días después del transplante.

Para completar la fertilización es recomendable realizar aplicaciones de biofertilizantes líquidos, a razón de 2 litros por bomba y fertilizantes foliares a base de hierro, manganeso y boro.

Es recomendable aplicar prácticas de conservación de los suelos y agua, siembras en curvas a nivel, uso de abonos orgánicos, NO QUEMA y rotación de cultivos.